En el tejado

En el tejado

domingo, 4 de octubre de 2015

La canción de los amores imposibles



Tenía que poner toda mi atención
en esa luz de labios esculpidos,
que recorren mi piel en espejismos
sobreviviendo gracias a la ilusión.

Engaños que resultan ser lo mismo
que me condujo a escribir esta canción,
harto de que me dieran la razón
por convencerme cual si fuera un niño.

Que tu mirada sólo pertenece
a aquel que apresurada tú designas,
a aquel con que el amor se empequeñece.

Por mucho que acertado tú lo estimas,
nunca sabrás que, clandestinamente,
un verdadero hombre hay que te admira.