En el tejado

En el tejado

lunes, 3 de agosto de 2015

La sed

Nublan mis ojos ahora
los fantasmas de la duda,
con sus mantos de penumbra,
nada veo más que sombra.

La desdicha y la deshonra,
en mi espalda se acumulan,
mientras la envidia disfruta
del alma que se desconcha.

El vino añejo y la hiel
apresando mi garganta,
alimentando la sed,

la sed que ni un hombre aguanta:
la sed del atardecer
que el corazón atraganta.