En el tejado

En el tejado

martes, 15 de julio de 2014

Hoy te he visto sonreír

Hoy te he visto sonreír
después de un tiempo taciturna,
te olvidaste de cómo vivir
anidando entre plumas,
te olvidaste de pedir
a este, tu trovador humilde,
que quieres que te cuide
y tu lecho cubra de alhelí.
'Yo no quiero tus lisonjas,
ni pura palabrería;
lo que esta alondra querría
es que todos los días
contases las horas,
que no guardases demora,
que haces que se torne sombra
toda mi alegría'.
Por desgracia te olvidaste
que a este que ahora te escribe,
con los besos que entregaste
es con lo que sobrevive.
Por eso ahora te pide,
no sin falta de razón,
que por favor no descuides
y que nunca se te olvide
resguardar su corazón.
Esta es la historia del mundo,
del amor y sus reproches,
menos mal que en las noches
suman los cuerpos desnudos,
restableciendo eslabones,
reforzando broches,
y asentando nudos.