En el tejado

En el tejado

lunes, 24 de febrero de 2014

El beso tuyo

Aliento asfixiante que palpita,
húmeda obsesión del desencuentro,
pálido se muestra hasta el momento
por que, cual la flor, tú te marchitas.

Torna ora el color a las mejillas,
mientras que se pierden las miradas,
mariposas van descontroladas
esparciendo en mí un mar de cosquillas.

A cereza y miel me van sabiendo,
licor, veneno y canela en rama,
esas flemas de tu sentimiento,

que esparces dejando cuerpo y alma,
borrando de mí todo lamento,
sumidos los dos en plena calma.