En el tejado

En el tejado

miércoles, 23 de octubre de 2013

Mi parcelita de mar

Antes de llegar al mar hay una calita
Sin arena ni palmeras,
No le hace falta de 'ná', es mi niña bonita
Aunque tú no te lo creas.

Las piedras han adornado todo el sendero
Como una punta de estrella
Quedó por siempre grabado el primer 'te quiero',
Que fue brindado por ella.

La gente no se da cuenta
Que al caminar
Está accediendo a las puertas
De nuestro altar.

No tiene trono ni postas
Pero sí un coro que es celestial,
El que cantan las gaviotas
Si allí nos volvemos a encontrar.

Este es el templo sin muros
Que con esfuerzo hemos levantado
Y hoy le canto con orgullo,
Pero es orgullo de enamorado.

El faro de la alegría
Desde aquí he visto,
Extraño todos los días
Mi rinconcito.

Este pedazo de tierra
No es singular,
Mas para mí y para ella
Es muy especial.

No habrá embargo que me valga
En mi parcelita de aguamarina,
Con su jardincito de algas
Lleno de aroma de las salinas.

Morada de unos recuerdos
De brisa fresca y de pies mojados,
Y ahora que ya somos viejos
El olvido nos lo ha perdonado,

Cuando me toque la parca
No correremos la misma suerte,
Por eso desde mi barca
Quiero jurarles solemnemente,

Que aunque se acabe mi vida
Yo no me quiero mover de aquí,
Mi pedacito de tierra,
Riberita del Guadalquivir.