En el tejado

En el tejado

jueves, 29 de agosto de 2013

Contigo, sólo en la noche

Si he de sentirte sólo de noche,
Bajo la atenta mirada de las acacias,
Todavía tendré que dar las gracias,
Y dar otro momento a los reproches.

Labro cada día esta yugada de asfalto,
De sol a sol por un simple mendrugo,
Mientras mi nuca sostiene el yugo,
Mientras por dicha recibo quebranto.

Dos puntillas se atoran en mis sienes,
Por el tiempo junto a ti perdido,
Ya no lo puedo dar por recibido,
Hasta este punto la labor me hiere.

Si te he de ver sólo en la noche,
Cuando los girasoles no nos miren,
Será porque los lobos se descuiden
Consintiendo que de tu alma goce.