En el tejado

En el tejado

miércoles, 8 de mayo de 2013

He vuelto a ver pasar mis veinte años

He vuelto a ver pasar mis veinte años
Bajando mis balcones
Y llenos de ilusiones,
Mirando de reojo a mi ventana
Los ojos de otros niños
Iguales que los míos.
Beben las mismas risas que
En su día me embriagaron y
Que luego con las prisas y
El dolor se marchitaron.
Recuerdo cuando prometí
Aquello de no envejecer,
Y ahora que no lo cumplí
Me veo palidecer.
Pero hoy que todo está tan en la ruina,
Ya no hablo de mi vejez,
Sino de tanta estupidez
Que ahora mismo nos domina.
Aún queda un aliento para abrir
Los balcones de mi casa
Y decir
A la juventud que pasa:
‘No le temáis al sueño
Ni al dolor,
Ni de lindas mujeres
El rubor,
Que os hará por amor
Palidecer
Y en la vida
Crecer.
Con esas mismas fuerzas
Empujad,
Y mandad malas bocas
A callar,
Y que se enteren todos
De una vez
De quien tiene la gloria
Y el poder.
Que aunque fallen mis piernas
Y escasee mi cabello,
Vuestra alma aún consigue
Que a mí se me erice el vello,
Y le quitéis las penas a este
Miserable viejo,
Para gritar al mundo
¡Que aún no he muerto!