En el tejado

En el tejado

miércoles, 15 de mayo de 2013

Con Antonio en la memoria

Ecos de la guitarra mía,
Postrada a los pies de un limonero,
Que mi banco y mi lagar cubría
De la implacable luz del sestero.

Arrullo y aroma traen tus cuerdas
De azahar entonando una alegría,
Y el viento los aleja hasta otras tierras
A lo largo y ancho de mi Andalucía.

Recuerdan estas palabras al poeta,
Y no quiero compararme,
Que emocionaba a Dios con sus cuartetas
Y logró en mi juventud emocionarme.

No le canto a los grillos, como él hiciera,
Ni a ningún invisible compañero,
No ambiciono ser poeta,
Sino tan solo escribir lo que siento.

Ahora más que nunca le comprendo,
Desde este humilde asiento,
Donde mis experiencias voy viviendo,
Y a poquito, más andaluz me siento.