En el tejado

En el tejado

domingo, 23 de abril de 2017

La ciudad de los prodigios

Presuroso se apaga un cigarro,
la garganta que empieza a quemar,
por la obra del vino barato,
por la gracia del negro alquitrán.

Los manteles cubiertos de barro,
algún vidrio jede a pacharán,
sinfonías de risa y piano,
melodías en 'Els Quatre Gats'.

Solo, un hombre, sentado, observando
la ciudad que aspira a conquistar,
la ventana su vaho va nublando,
su mirada, muy lejos de allá-

Sabrá Dios qué es lo que está tramando,
qué le trajo hasta esta catedral;
tal vez sólo se halla esperando
al secuaz con que cumplir su plan.

Del ensueño ya va retornando,
La Vanguardia vuelve a hojear.
El veneno guarda a buen recaudo,
aguardando estocadas que dar.

Asegura quien le va rondando,
como Onofre es que se hace llamar;
pisó tierra como provinciano,
mas llegó sólo para reinar.

Foto del restaurante 'Els Quatre Gats', que está hoy como entonces.
Fuente: http://m.cdn.blog.hu/ca/catalunya/image/q/el4gats04.jpg 

miércoles, 29 de marzo de 2017

El llanto de Medea

Riela en el espejo
de la luna cobriza,
el trémulo reflejo
de mi amada nodriza.

Igual tiembla el recuerdo
de aquel, Jasón, que un día,
de la muerte al encuentro
sin saberlo partía.

Desnudo el tibio pecho
contra mi faz yacía
el amor sobre mi lecho;

una cama vacía,
un corazón deshecho,
sólo eso quedaría.


Una Medea de hoy, de corazón desdibujado,
como el de ella...


martes, 21 de marzo de 2017

Erato & The Lovers

Aun recuerdo aquella noche,
tarde violácea, en abril;
esa primavera insomne,
una triste sonrisa gris.

No sé cómo, llegué a parar
a este orfanato de besos,
a este antro para olvidar,
donde abandonar los huesos.

"¡Démosle la bienvenida
a 'Érato con sus Amantes';
estrella desconocida,
artista de las de antes".

Me dije: 'habrá que escuchar
esta voz rota y profunda
que se empieza a deslizar
con su acústica rotunda'.

Como los buenos licores,
poco a poco me embriagaste,
disfrutar de tus canciones
me empujaba a acompañarte.

Ese laurel en tu pelo,
esa mirada distante,
pendiente siempre del cielo
vigilando a los amantes.

Aroma a sal en tus versos,
sinceridad que envenena,
poco a poco me hacían preso
deseando cumplir condena.

Mucho en cuanto soy ahora
sólo es que a ti te lo debo,
por ser mi fiel impulsora,
a ver el mundo de nuevo.

Ahora con la mente ígnea,
yo no sé cómo pagarte;
torpes trazos estas líneas
que no buscan sino honrarte.

Siempre serás, siempre fuiste,
flor de talento y de rima,
pues sólo tú conseguiste
despertar a quien te escriba.

Sé que habrás de perdonarme,
ahora que encontré a la mía,
aunque no podré olvidarme
de ti, gran musa, poesía.


Un bar cualquiera, con su propia Érato.
Imagen por cortesía de:
http://www.eventrocks.com/assets/bar_mediterraneo_barcelona_1_31471.jpg


miércoles, 15 de marzo de 2017

Dispuesta a declararlo

Ocultas entre el chal de la vergüenza
de una sonrisa el ceño vaporoso,
mientras que se escabulle presuroso
el miedo que nublaba tu cabeza.

Malhumorado e inquieto yace ahora,
buscando una salida en tus bolsillos;
prisión robusta aunque trenzada en hilos,
madejas que retienen cuanto implora.

Ovillos que tejias de madrugada,
después de entre silencios contemplarlo,
para tirar del cabo en la mañana.

Ahora por fin te atreves a afrontarlo,
te atreves a aguantarle la mirada
para con tu sonrisa enamorarlo.